¿Qué hacer para evitar la obesidad en tu regalón/a?

Vivimos en tiempos donde el peso se transforma en un tema de salud que cualquier mamá debe saber reconocer, tanto por el bien de su niñ@, como el de toda su familia. Es por eso que hoy te traemos algunos tips para evitar que su peso, sea un problema a futuro.

Según Carlos González, pediatra y autor del libro “Mi niño no me come” sólo podrías saber si tu niñ@ es [email protected] si es que presenta un peso muy elevado, es decir, si es visiblemente más [email protected] de lo que era antes, de lo contrario es más complicado por parte de las mamás notar algún cambio. Siempre debes tomar en consideración lo que el experto te diga al respecto, pese a que tengas una concepción distinta de lo que es “saludable” en cuanto al peso. Muchas veces el exceso de peso no es notorio, pero es el inicio de una silenciosa enfermedad que puede traer muchas complicaciones a largo y mediano plazo. 

Ahora te explicaremos unos conceptos que usan los doctores para medir el peso de [email protected] niñ@s.

Los percentiles

Son una tabla de crecimiento que los doctores utilizan para saber donde está tu pequeñ@ respecto a los otros niños del mismo grupo étnico, edad y sexo. Se clasifica por peso y estatura, así comprueban si el peso de tu [email protected] es el adecuado.

IMC

El índice de masa corporal (IMC), es otra tabla en la cual se calcula el peso con la estatura de tu [email protected], para saber si presenta algún grado de exceso de peso .

Si aún con estas tablas tienes dudas, y crees que tu [email protected] presenta algún grado de obesidad, consulta con el pediatra de tu pequeñ@.

Como evitar que sea [email protected]:

  1. Servir raciones adecuadas para la edad del niñ@. Hay estudios que dicen que el tamaño del plato influye en el volumen de comida ingerido por el/la menor.
  2. Tener en el hogar una variedad de hortalizas, frutas y cereales integrales (pan integral, pasta integral, arroz integral, etc.).
  3. Escoger leche y productos lácteos bajos en grasa.
  4. Limitar el consumo de carnes rojas optando por carnes blancas bajas en calorías.
  5. Promover el consumo de legumbres y frutos secos.
  6. Retirar de la vista del/la niñ@ las tentaciones ricas en calorías (lo mejor es no tenerlas en el hogar).

¡No dejes pasar más tiempo!

Recuerda siempre consultar a tu pediatra por alguna dieta especial, luego de un diagnóstico presentado por el profesional.









Comentarios


Compartir