Reflujo en el bebé

¿Por qué ocurren y que puedes hacer ?


Muchas se alarman al momento de observar que luego de comer, su bebé llora, escupe o incluso vomita leche con ligero olor agrio; esto no es un síntoma de enfermedad, sólo es reflujo: una condición bastante normal dentro de sus primeros meses de vida.

¿Por qué ocurren? Los reflujos se producen porque el sistema digestivo de tu regalón(a) está recién formándose, asi que no te alarmes, es algo bastante normal. Aunque sabemos que como mamá igual te preocupas, te dejamos unos consejos de la Revista Chilena de Pediatría para evitar pasar estos malos ratos a causa del reflujo.

 

- Mantener al bebé en posición vertical durante 1 o 2 horas después de las comidas, de esta manera será más difícil el retorno de los alimentos.

 

-Procura darle comidita cada 3 o 4 horas y en pocas cantidades, así no sobrecargas su guatita de una sola vez.

 

-Si ya consume papillas, prepáralas un poco más espesas, de este modo también se dificulta su regreso.

 

-Ví[email protected] con ropa y pañales holgados para que no le aprieten su guatita.

 

-Si le preparas una mamadera, no la agites en exceso, porque esto produce burbujas que entorpecen la digestión y que finalmente favorecen los eructos y facilitan el reflujo.

 

¡Sigue estos consejos y todo saldrá muy bien! Los reflujos deberían cesar entre los 6 a 12 meses, que es cuando los músculos de su sistema digestivo adquieren fortaleza para realizar bien su trabajo.









Comentarios


Compartir