¡Que siga la temporada de juegos!

Te presentamos variadas actividades para matar el aburrimiento en casa con tus regalones.

En estos últimos días de vacaciones de invierno, los panoramas comienzan a escasear. Para que el aburrimiento no toque tu puerta y puedas disfrutar en casa lo que queda de vacaciones con tus hijos, te presentamos simples juegos para divertirte en familia.

Blog_8

¿Adivina qué será, qué será?

Los juegos sensoriales ayudan a canalizar la energía del pequeño, esta actividad puede ser una excelente opción para desarrollar su imaginación. Toma una caja y mete dentro distintos objetos que puedas encontrar en tu casa: un peluche,  pelotas de diferentes texturas, un trozo de plasticina, un calcetín, una esponja, una cuchara, una moneda… Todos los que quieras pero que no sean punzantes.  Luego venda los ojos de tu hijo y deja que vaya tocándolos uno a uno para ver cuántos es capaz de adivinar. Invita a varios miembros de la familia, ganará el que tenga más aciertos. 

Los pies ingeniosos

Un juego fácil y entretenido de explicar, pero difícil de ganar. Cada jugador debe sentarse en una silla, con los pies descalzos y una cuerda atada a ellos –cada extremo de la cuerda en un tobillo–. Deben intentar hacer un nudo con los pies. Gana el primero que lo logre, ¡si es que alguno lo hace!

La palabra interminable

Pensado para los niños más pequeños, este juego les divertirá y les enseñará a distinguir los sonidos de las sílabas. Consiste en que vayan encadenando palabras empezando con la última sílaba de la palabra anterior. Por ejemplo, si la primera palabra es “sopa”, el siguiente dirá algo que empiece por “pa”, como “papá”, y así sucesivamente: sopa, papá, pasa, sapo, pomelo, loro… Pierde el primer jugador que se quede sin nada que decir.

¿Quién soy?

Escribe el nombre de personajes famosos y conocidos para los niños en varias tarjetas: Mickey, Perro Choloco, La Gallina Pintadita, Blancanieves… Pon las tarjetas del revés. Cada jugador tomará una de ella y, sin mirarla, se la colocará en la frente –puedes pegarla con un poquito de cinta adhesiva–. Todos los jugadores tienen que ver, excepto el que tiene la tarjeta, que tendrá que hacer diferentes preguntas a sus compañeros y solo podrán responder con “sí” o “no”. Por ejemplo: “¿Soy un futbolista”, “no”, “¿soy un dibujo animado?”, “sí”, “¿soy un pato?”, “sí”, “¡soy el pato Donald!”. Puedes fijar un tiempo máximo para adivinarlo o un número de preguntas.

Las opciones para jugar con los más chicos son muchas, solo hace falta un poco de imaginación para entretenerte y regalonear con tus pequeños en casa. Y tú, ¿Qué actividades haces con tus hijos?









Comentarios


Compartir